BUENAS PRÁCTICAS DE LABORATORIO (BPL) o (GLP) por sus siglas en Inglés

BUENAS PRÁCTICAS DE LABORATORIO (BPL) o (GLP) por sus siglas en Inglés

Son normas y procedimientos que se deben cumplir en el área de laboratorio, ya que con ellas se asegura que los resultados obtenidos por los estudios son verídicos y fiables, y que los productos fabricados cumplan con todo lo necesario para el consumo.

Los ensayos cubiertos por las BPL se clasifican en cuatro grandes grupos en función de su objetivo:

  • Propiedades físico-químicas.
  • Estudios toxicológicos, diseñados para evaluar efectos sobre la salud humana.
  • Estudios ecotoxicológicos sobre organismos acuáticos o terrestres: diseñados para evaluar efectos sobre el medioambiente
  • Estudios ecológicos sobre su comportamiento en el agua, suelo y aire o la bioacumulación: diseñados para evaluar el destino y comportamiento medioambiental.

Las normas y condiciones principales son:

  • Instalaciones adecuadas: El laboratorio debe cumplir con todas las normas de seguridad que apliquen para el trabajo que ahí se realiza
  • Personal calificado: Se debe proporcionar capacitación continua para garantizar que el personal conoce la técnica y sabe utilizar el equipo o material empleado
  • Equipo adecuado y calibrado: Se debe dar mantenimiento continuo a los equipos para garantizar su correcto funcionamiento y calibrarlos de forma regular
  • Procedimientos estándares de operación (SOPs): Procedimientos escritos, los cuales deben ser lo suficientemente claros para que cualquier persona que trabaja en el laboratorio pueda seguirlos al pie de la letra. De esta forma se garantiza que todos los técnicos trabajan bajo las mismas directrices

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *